Etiquetas

A toro pasado, sería muy fácil hacer un resumen del cúmulo de despropósitos que ha originado el primer caso de contagio del virus del ébola en España.

Pero el origen del despropósito era pensar que el cúmulo de incompetentes que forman el actual Gobierno iba a ser capaz de hacer frente a una enfermedad de estas características.

Esto no es como el caso del aceite de colza del que no se conocía su origen; sino del caso de un virus del que se conoce su origen y protocolos. Protocolos que muy difícilmente se podían cumplir cuando se había desmantelado el único hospital capaz de llevarlos adelante: El Carlos III.

La culpa al final la tendrá la auxiliar de enfermería igual que el accidente del AVE en Ferrol será culpa del maquinista. Pero esta vez hay una gran diferencia: el miedo es libre.

A ver cómo esta panda de incompetentes convencen a los turistas para que vengan a este país el año que viene.


Este no es un artículo de los que gusta comentar. Aún así, nos gustaría conocer tus opiniones al respecto.